El Parador El Parador

Tu lugar en la red...
login.php profile.php?mode=register faq.php memberlist.php search.php portal.php

Portal » Foros de discusión » Sala de debate político » Remando contra corriente » La basura de los ejércitos
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
La basura de los ejércitos
MensajePublicado: Lun Mar 26, 2012 12:29 pm Responder citando
Antonio García Fuentes
Escritor y filósofo
Escritor y filósofo

Registrado: 07 Sep 2008
Mensajes: 3492




La basura de los ejércitos

Al ejército siempre nos lo presentan como “algo excelso, limpio, lleno de fervor patriótico y formado por seres humanos de lo mejor de lo mejor y en todos los sentidos”; normalmente lo solemos ver, en actos de lucimiento, de fiesta, de conmemoraciones, de diferentes aureolas que sí, que en tiempos de paz, pues bueno.

¿Pero cómo actúan los ejércitos en tiempo de guerra? No hay más que tener una simple memoria reciente y que ella nos lo diga; también ver las horribles estampas que ahora mismo, están protagonizando la mortífera “máquina de asesinar”, que en diferentes escenarios, están masacrando a grandes cantidades de pobres gentes desarmadas y las que machacan sin piedad alguna... ¿los motivos y los culpables? Con lo poco que sabemos, ya es como para sentir grandes ganas de vomitar.

¿En qué han cambiado los hechos de la guerra? Simplemente en la forma y armamento, aunque aún... “se sigue degollando al caído como en los tiempos de Atila y sus hunos, deduzco que harían aquellas que se nos dice, fueron hordas salvajes”.


Yo fui soldado... “soldado por cojones”; puesto que en la época de Franco, al hombre que consideraban “entero” (o bastante) te obligaban a ir a la mili y nutrir un enorme ejército, en el que si bien aprendí “algo bueno”; pero lo que más, fue a como eludir el bulto, hacer el vago y “a pillar lo que pudiera”; puesto que eso es lo que abundaba, en aquel acuartelamiento, donde nos tenían a más de mil quinientos hombres y donde ni había suficiente agua para lavarte, ni comedor para todos, por lo que o teníamos que comer en dos turnos... o mitad en el barracón techado y la otra mitad en el suelo a la intemperie... como muestra un botón... “se mataban (“sacrificar es más fino de decir”) diariamente un ejemplar de vacuno y varios cerdos... ¡Jamás las partes nobles de los mismos las pudimos ver en nuestros platos! ¿dónde iban estas?... “misterio”... “un mes de cocina”, en que estuvo mi sargento (el capitán también) este suboficial y transcurrido el mismo... lo vimos aparecer con una flamante motocicleta... “le había tocado la lotería o había cobrado unos grandes atrasos que le debía el Estado”.

Entre lo que allí aprendí, es que el hombre éramos “un número” y que posiblemente valiésemos menos, que un mulo de los que se empleaban para cargar las despiezadas piezas de artillería de campaña, en cuyo trabajo se sudaba y trabajaba como esclavos cuasi... en las maniobras, observaba que tras cada “pelotón” de soldados rasos, iba un suboficial, armado con una metralleta... “normas militares, por si en caso de guerra, alguno del pelotón, “se cagaba” y emprendía la huída... frenarlo en seco”; el ejército funciona sobre la base del miedo (que no disciplina por convencimiento) y por cuanto tiene que el hombre, ser convertido en una máquina, que sólo puede responder de una sola forma... ¡¡A sus órdenes!!

Eran tiempos de paz, si bien estaba “recién entrado”, Hassan II de Marruecos y había “tiros en alguna parte del antes protectorado español”; y a nosotros, en Melilla; más de una noche, tuvimos que dormir con el uniforme puesto y “el Máuser”, al lado y una dotación de ciento veinticinco proyectiles, ya en las cartucheras e incluso cinco, metidos en el cargador del fusil... “por si las moscas”; no pasó nada... pero suicidios hubo algunos... y pese al silencio, nos enterábamos... ¿cuántos hubo en aquellos “interesantes” dieciocho meses en Melilla? “Misterio”.

¿Y por qué les cuento yo estas historias... por presunción de experiencias vividas que han sido muchas, gracias a Dios? No lo crean; es por cuanto estoy leyendo lo que ustedes podrán leer si quieren... y son esos hechos, donde unos soldados norteamericanos, se mean en cadáveres de asesinados, queman “libros sagrados” y culminan estos incalificables hechos... con un sargento que... “se vuelve loco, sale de su acuartelamiento y mata a nada menos que dieciséis civiles, entre ellos a una madre y sus ocho hijos, tres mujeres más y el resto, pues... “unos más”; ciego ya ese “pobre ser” (sí lo he pensado y meditado antes de escribirlo) igual hubiera matado a vete a saber cuántos más... ¿pero por qué lo hizo? Tiene un historial y la noticia que pueden leer lo detalla, diciendo... “Quizá nunca sepamos qué fue lo que llevó a un sargento del Ejército estadounidense a salir de su base en Afganistán en medio de la noche y asesinar a al menos 16 civiles en sus hogares, entre los que se encuentran nueve niños y tres mujeres. La masacre ocurrida cerca de Balambai, en Kandahar, Afganistán, conmovió al mundo entero e intensificó los pedidos de que se ponga fin a la guerra más larga en la historia de Estados Unidos”.

¿Por qué lo hizo? Vuelvo a preguntar y preguntarme... ¿pretendería tratar de acabar con esa guerra y con sus propios sufrimientos, cometiendo ese incalificable hecho para enviar un aviso a la humanidad? Si el juicio que le van a seguir (ya está en Estados Unidos y será juzgado) lo hacen público y ese hombre habla, lo que estoy seguro es que nos va a sorprender; posiblemente horrorizándonos, con todo lo que va a contar sobre ese hecho y otros que ni sabemos... pues lo que sí sé, es que el ser humano llegado a la desesperación es capaz de cualquier cosa... y este individuo, ha debido estar sometido a vete tú a saber que tensiones y durante cuánto tiempo... y como el ser humano no somos una máquina... cuando se llega a un tope... “todos los muelles saltan y nadie sabe las consecuencias”... ahora mismo estoy recordando, a ese anciano que aquí en España... “mata a su muy querida esposa, por cuanto esta inválida y el ya muy viejo, la mata por cuanto decide ello, por que ve que él va a morir y la va a dejar sin nadie que la cuide”... “la mató simplemente por que la amaba lo suficiente”... ¿brutal, inconcebible? Lo que ustedes quieran... pero también ha ocurrido y no hace mucho.

Ahora y si quieren, vean todo lo que yo he leído, en una publicación norteamericana, que como infinidad de ellas, se publican en idioma Español: http://www.democracynow.org/es/blog/2012/3/16/el_horror_y_las_heridas_de_la_interminable_guerra_en_afganistn ¿Qué les parece lo que ocurre dentro de un ejército? Y este es el más moderno y “mejor dotado de los de todo el mundo mundial”.



Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí más)

_________________
No hagas a nadie, ni a nada vivo, nada que tú no quieres que a ti te hagan... ello produce paz y cierta felicidad: AGF
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
La basura de los ejércitos
Portal » Foros de discusión » Sala de debate político » Remando contra corriente

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 2 Horas  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
Designed for Trushkin.net | Themes Database

Crear foro | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo