El Parador El Parador

Tu lugar en la red...
login.php profile.php?mode=register faq.php memberlist.php search.php portal.php





Portal » Foros de discusión » Sala de debate político » Remando contra corriente » Recordando la primera república y a Don Amadeo Y entonces,
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
Recordando la primera república y a Don Amadeo Y entonces,
MensajePublicado: Mar Jul 02, 2019 9:00 am Responder citando
Antonio García Fuentes
Escritor y filósofo
Escritor y filósofo

Registrado: 07 Sep 2008
Mensajes: 3475




Recordando la primera república y a Don Amadeo

Y entonces, España debía ser muy rica, puesto que aún le quedaban de su imperio; Filipinas, Cuba, Puerto Rico, algunos archipiélagos en el Pacífico, las posesiones de África, y “las arcas llenas de oro y plata”; pero aun así, “pasó lo que pasó”; por lo que hoy, “endeudados e hipotecados, desde los Pirineos a las orillas de Gibraltar”; supongo que “lo que queda de españa (con minúsculas) no es ya ni la sombra de lo que pudo ser siglos atrás”; aparte de la plaga de mercenarios que seguimos padeciendo. Y el rey actual y familia, ni imagino hagan lo que hizo Don Amadeo, y menos les imponga lo que en realidad representa constitucionalmente.
Tras todos los desastres sufridos después del mal llamada “guerra de la independencia” (que fue un retroceso más) y destronada aquella reina, “que tantas guerras provocó”; se instituye la primera y desastrosa primera república y viene (elegido no impuesto); Amadeo I de Saboya; el que aguantó lo que pudo, pero viendo, “las tribus cafres (con perdón para los cafres africanos)”, que había aquí; se fue asqueado de España y los españoles; y les dejó una carta que pueden leer íntegra si la buscan en Internet; puesto que el discurso lo dio en el Parlamento diciéndoles, de todo menos “bonicos”: lean la muestra.
“Grande fue la honra que merecí a la nación española eligiéndome para ocupar su trono; honra tanto más por mi apreciada, cuanto que se me ofreció rodeada de las dificultades y peligros que lleva consigo la empresa de gobernar un país tan hondamente perturbado. Alentado, sin embargo, por la resolución propia de mi raza, que antes busca que esquiva el peligro, decidido a inspirarme únicamente en el bien del país, y a colocarme por cima de todos los partidos, resuelto a cumplir religiosamente el juramento por mí prometido a las Cortes Constituyentes, y pronto a hacer todo linaje de sacrificios por dar a este valeroso pueblo la paz que necesita, la libertad que merece y la grandeza a que su gloriosa historia y la virtud y constancia de sus hijos le dan derecho, creí que la corta experiencia de mi vida en el arte de mandar seria suplida por la lealtad de mi carácter, y que hallaría poderosa ayuda para conjurar los peligros y vencer las dificultades que no se ocultaban a mi vista, en las simpatías de todos los españoles amantes de su patria, deseosos ya de poner término a las sangrientas y estériles luchas que hace tanto tiempo desgarran sus entrañas. Conozco que me engañó mi buen deseo. Dos años largos ha que ciño la corona de España, y la España vive en constante lucha, viendo cada vez más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fuesen extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados tan valientes como sufridos, sería el primero en combatiros; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males dé la nación son españoles, todos, invocan el dulce nombre de la patria, todos pelean y se agitan por su bien; y entre el fragor del combate, entre el confuso, atronador y contradictorio clamor de los partidos, entre tantas y tan opuestas manifestaciones de la opinión pública, es imposible atinar cual es la verdadera, y más imposible todavía hallar el remedio para tamaños males. Lo he buscado ávidamente dentro de la ley, y no lo he hallado. Fuera de la ley no ha de buscarlo quien ha prometido observarla. Nadie achacará á flaqueza de ánimo mi resolución. No había peligro que me moviera a desceñirme la corona si creyera que la llevaba en mis sienes para bien de los españoles, ni causó mella en mi ánimo el que corrió la vida de mi augusta esposa, que en este solemne momento manifiesta, como yo el vivo deseo de que en su día se indulte a los autores de aquel atentado. Pero tengo hoy la firmísima convicción de que serían estériles mis esfuerzos e irrealizables mis propósitos. Estas son, señores diputados, las razones que me mueven á devolver á la nación; y en su nombre á vosotros, la corona que me ofrecía el voto nacional, haciendo de ella renuncia por mí, por mis hijos y sucesores”.
*******************
Por aquellos tiempos es el más destacado de los teutones…“Y como remate, lo que le dedicó nada menos que el unificador de Alemania, "Otto von "Bismark, EL CANCILLER DE HIERRO... "ESPAÑA ES LA NACIÓN MÁS FUERTE DEL MUNDO... LOS ESPAÑOLES LLEVAN SIGLOS TRATANDO DE DESTRUIRLA Y NO LO CONSIGUEN".
Tras de estos bochornosos e insólitos hecho históricos, vinieron muchos otros desastres más, culminados con la terrible guerra civil de 1936-1939 y la que “los canallas de siempre”; quieren no olvidar en sus más crudos hechos (de los que yo mismo soy una de sus grandes víctimas, así como mi padre, mi madre y otros miembros de mi familia) y reverdecerlos cuanto más mejor, para simplemente obtener rentabilidad política; hasta hoy mismo, en una España arruinada; y sin horizontes para la parte más vital de la misma, pese a lo cual se sigue en el terrible “y tú más”; manteniéndose una situación de verdadero asco; y donde nadie responsable grita el ya imprescindible… ¡Basta ya y hagamos una verdadera España para todos los que aquí nacimos o la habitamos hoy! Por el contrario sigue la crónica mala leche española, que no muere jamás: Y los juzgados llenos a rebosar de ladrones y bandidos… mientras la plaga de políticos y viviendo opíparamente del dinero público, siguen no en las ya manidas “discusiones bizantinas”; sino en el continuo destruir de lo que queda de España: Amén.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

_________________
No hagas a nadie, ni a nada vivo, nada que tú no quieres que a ti te hagan... ello produce paz y cierta felicidad: AGF
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Recordando la primera república y a Don Amadeo Y entonces,
Portal » Foros de discusión » Sala de debate político » Remando contra corriente

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 2 Horas  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  




Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
Designed for Trushkin.net | Themes Database

Crea tu foro | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo